Estrategias de marketing para la venta de cannabis

Para poder vender y tener éxito en la venta de cannabis una buena estrategia de cannabis es importante para llegar al mayor público posible. Pero al ser una sustancia delicada de comercializar, no debemos apostar por las estrategias de marketing tradicionales, sino que siempre tenemos que apostar por estrategias discretas que no llamen demasiado la atención de la gente no deseada.

Antes de nada, hay que tener claro que la marihuana terapéutica está legalizada en muchos países. Pero a pesar de ser legal, la publicidad tradicional no está legalizada, aunque es verdad que está en proceso de estudio. A esto hay que sumar que en otros países todavía no es legal, de aquí que el marketing siempre tenga que ser discreto para tener éxito. Igual en el futuro esa tendencia puede cambiar, pero ahora hay que hacerlo así.

¿Cómo será la publicidad de los productos de cannabis?

Para cambiar la imagen del cannabis, las empresas que se dedican a este tipo de negocio están intentando crear campañas de marketing discretas que van orientadas a conseguir que su imagen sea más seria. Cuando hablamos de este tipo de empresas, lo más común suele ser que se nos venta a la cabeza una imagen mala de estas empresas. Por este motivo, lo primero que tienen que hacer es limpiar su imagen a través de una imagen seria, segura y confiable. Así los clientes no tendrán tanto miedo a ese producto y su negocio podrá crecer una vez que todo sea legal.

De momento todo indica que a través de la publicidad de cannabis en ningún momento podrán aparecer personajes famosos ni dibujos. A esto hay que añadir que el mensaje tendrá que ser global, es decir, no se deberá centrar en los jóvenes. Recuerda, que su uso deberá ser terapéutico, no podrá usarse para otro fin. Es decir, la publicidad se tendrá que centrar en el uso terapéutico y no tendrá que vender el cannabis como un estilo de vida que provoca diversión o glamour. Se tiene que centrar en el apartado legal.

Este tipo de marketing no es para nada sencillo para los publicistas, debido a que tienen que reinventarse para conseguir trasmitir lo que quieren trasmitir sin quebrantar la ley ni llamar la atención de las personas que todavía están en contra del cannabis a pesar de que se han demostrado sus beneficios. Para conseguirlo, la promoción del cannabis siempre tiene que ser muy seria. Esto está provocando que estas empresas dediquen buena parte de sus beneficios a conseguir que la publicidad que se hace de su marca es la adecuada. Recuerda, estas empresas suelen tener un margen de beneficio alto, de aquí que puedan destinar una buena parte de esos beneficios a la publicidad. Un lavado de imagen es importante y con el marketing es más que posible. (Fuente: https://honorfires.com/)

Las empresas saben que para obtener un buen marketing de cannabis no es suficiente con contratar a cualquier publicista, sino que es importante contratar a los mejores a través de los cuales conseguir los resultados esperados. Siempre hay que intentar llegar al máximo número de clientes, pero sin entrar en el terreno ilegal. Esto supone un gran reto, de aquí que siempre hay que contratar a los mejores para obtener los resultados buscados.

Cannabis lúcido frente a cannabis medicinal

La gran mayoría de países están intentando diferenciar entre los dos términos para demostrar que el cannabis puede ser beneficios para la salud, pero negativo si no se usa correctamente dentro de la ley.

El objetivo es que las personas que actualmente están disfrutando del cannabis como tratamiento terapéutico puedan disfrutar de sus ventajas dentro de la ley y en consecuencia no tengan que sufrir tantas restricciones. Hay que tener en cuenta que las grandes compañías farmacéuticas ya disponen de medicamentos, pero a pesar de esto todavía vemos muchos problemas a la hora de acceder a dichos medicamentos. Incluso todavía hay problemas de acceso cuando tenemos la receta, debido a que no todas las farmacias los dispensan.

Por otra parte hay que tener en cuenta que en algunos países como Estados Unidos los jóvenes pueden acceder a la marihuana sin problemas, siempre y cuando tengas más de diecinueve años. Se puede fumar en privado, pero no se puede hacer en lugares públicos, trabajo o coche. En este caso, vemos como la demanda juvenil es muy alta, pero la publicidad nunca puede ir dirigida al perfil juvenil, sino que tiene que ser neutral y centrarse en los aspectos sanitarios. A esto hay que añadir que en muchos países la publicidad directa es ilegal de momento, a la vez que se impide mostrar precios en los lugares que no están dedicados especialmente a su venta. Esto hace que el marketing siga siendo bastante complicado.

Con todo esto podemos concluir que las restricciones a nivel general suelen ser muy grandes a la hora de vender y promocionar el cannabis. Por este motivo, los publicistas tienen la tarea de innovar dentro de la ley para hacer llegar a los clientes esos productos sin saltarse la ley, es decir, bordeando la ley para evitar que la campaña de marketing la puedan retirar.

Por supuesto, para muchos vendedores de cannabis, las redes sociales siguen siendo las grandes aliadas a la hora de llegar al máximo número de clientes. Eso sí, muchas de las cuentas se suelen cerrar por las autoridades, por lo que tienen que volver a empezar con todo el proceso.